Una Reseña sobre los ADRs y el Arbitraje

Una de las formas que tienen los inversores americanos de comprar acciones de compañías extranjeras es través de los denominados ADRs. Gracias a ellos, los inversores pueden comprar las acciones directamente en los mercados americanos como el NYSE, el AMEX o el Nasdaq. De lo contrario, deberían hacerlo en los mercados de cada uno de los países donde quieren invertir, lo cual en algunos casos puede ser muy complejo.

Un ADR (por las siglas de American Depositary Receipt o Recibo de Depósito Americano), es un certificado negociable emitido por un banco de los Estados Unidos; el cual representa una cierta cantidad de acciones de una compañía extranjera, y se transa en un mercado americano. De esta forma, a través de los ADRs, las compañías extranjeras pueden emitir acciones directamente en los mercados americanos.

Cada ADR representa una o más acciones de la empresa en cuestión. Por lo tanto, tener un ADR es equivalente a tener una o más acciones de la compañía. Teniendo esto en cuenta, el precio de la acción en el mercado local se puede calcular de la siguiente manera:

Precio Local = (Precio ADR / Factor de Conversión) x Precio Dólar Cable

Donde Precio Local es el precio de la acción en el mercado de origen (en la moneda local), Precio ADR es el precio en dólares del ADR, Factor de Conversión es la cantidad de acciones que representa un ADR, y Precio Dólar Cable es el costo de transferir divisas desde y hacia el exterior.

Generalmente, el precio de un ADR es el equivalente en dólares al precio de la acción en el mercado local. Cuando esto no ocurre, si tenemos acceso tanto al mercado americano como al mercado local, existe la posibilidad de realizar lo que se conoce como arbitraje.

El Arbitraje es la compra y venta simultánea de un mismo activo con el objetivo de beneficiarse de una diferencia en ambos precios (el precio de venta es mayor que el de compra). Este mecanismo permite explotar las diferencias de precios que se dan para un mismo instrumento financiero en diferentes mercados. Dichas diferencias se producen por ineficiencias del mercado.

Por ejemplo, consideremos el caso de la acción de una compañía que cotiza en los Estados Unidos a través de un ADR. Por algún motivo, como puede ser la liquidez, el precio de la acción en el mercado local puede ser distinto al precio en el mercado americano. De esta forma, si tenemos acceso a los dos mercados, podemos comprar la acción donde está más barata y venderla donde está más caro. Así, la diferencia entre ambos precios será nuestra ganancia.

Categoría: Inversión en Bolsa | Tags: , . Deja un comentario


Deja un comentario