Siete Estrategias para Alcanzar el Éxito (Parte 3)

En esta nota, las últimas tres estrategias del libro "Siete Estrategias para Alcanzar Riqueza y Felicidad" de Jim Rohn.

Estrategia 5: Dominar el Tiempo

El tiempo es el bien más valioso que poseemos. Por lo tanto, la forma de emplearlo y administrarlo tiene efectos muy profundos sobre el desarrollo de nuestras vidas. Se pueden dar cuatro actitudes distintas en relación al tiempo. Cada una de ellas da lugar a una forma diferente de vivir.

El Despreocupado: No hace ni el más remoto caso del tiempo. Ha elegido una forma de vida con las menos ataduras posibles. Deja que su vida vague sin rumbo fijo, disfrutando de la espontaneidad e incertidumbre que proporciona ese género de vida.

El Trabajador de Oficina: Otro grupo de personas, quizá la mayoría, adopta en relación al tiempo una actitud intermedia entre el despreocupado y el adicto al trabajo. Estas personas parecen hacerlo todo mejor cuando tienen responsabilidades moderadas. Tienen capacidad para atender sólo unos pocos proyectos a la vez. Les gustaría tener todas las tardes libres para oler las flores a lo largo de toda su vida.

El Adicto al Trabajo: El viejo concepto del éxito, se basa en que la persona trabaje más y más horas cada vez. Para el adicto al trabajo nunca es demasiado el trabajo. Todos sabemos los resultados que produce esta forma de actuar. A pesar de que frecuentemente provoca admiración, la conducta de estas personas produce normalmente un alejamiento de la vida familiar, una grave pérdida de salud y finalmente una crisis de los valores fundamentales.

El Administrador Inteligente del Tiempo: La cuarta y más racional forma de enfocar la cuestión del tiempo recoge las características más aprovechables de las otras tres. El administrador inteligente del tiempo reserva momentos para todos los aspectos de la vida: deja ratos libres para no hacer nada, sabe limitar su ocupación laboral (de manera de dedicar momentos específicos para atender otros valores, como la familia) y nunca le preocupará trabajar muchas horas seguidas, mientras sea necesario. Lo que verdaderamente hace inteligente al administrador de su tiempo es su capacidad de programarse menos horas de trabajo consiguiendo más rendimiento.

Una de las mejores herramientas para administrar bien el tiempo es hacer una planificación de nuestra vida. Para ello existen cuatro métodos: el diario (para recoger toda la información y conocimiento que esté a nuestro alcance; ya que las ideas geniales pueden surgir en cualquier momento), el cuaderno de proyecto (para mantener el control de todos los proyectos que tenemos en marcha), la agenda (organiza las ideas y pensamientos y sirve para procesar toda la información diaria, semanal, mensual e incluso anual) y el plan de juego (para planificar y coordinar objetivos diarios, semanales, mensuales y anuales).

Estrategia 6: Rodearnos de Triunfadores

Para evitar el derroche de tiempo entre malas compañías, es preciso que nos hagamos estas tres preguntas básicas: ¿Con quién paso el tiempo?, ¿De qué forma me afecta su compañía?, ¿Es buena para mí esa asociación o la compañía de esas personas?

Finalmente, después de haber reflexionado seriamente sobre estas cuestiones, debemos plantearnos la última pregunta: ¿Mis actuales compañías o socios me ayudan a avanzar en la dirección elegida al plantearme mis objetivos? Si tenemos fortuna, podremos dar una respuesta afirmativa. Pero si la respuesta es negativa, ha llegado el momento inaplazable de realizar una valoración a fondo de la relación con los jugadores clave de nuestra vida.

Es muy sencillo evitar plantearnos el efecto de la influencia de otros en nuestra vida. Podemos decir tranquilamente: "Yo vivo aquí, pero no importa; vivo entre estas personas, pero no me molestan, ni me afectan". Bueno; estamos equivocados. ¡Todo importa, todo nos afecta! La siguiente es una frase que conviene recordar: Todo importa. ¿Estamos permitiendo que otros nos roben nuestros sueños?

Estrategia 7: Aprender el Arte de Vivir Bien

Una vida agradable, placentera, supone una serie de conocimientos, valores, educación, y gusto disciplinado. Es un arte que se practica con placer. La meditada decisión de saborear y disfrutar de todas las experiencias y posibilidades de la vida. La siguiente es una idea importante: Sé feliz con lo que ahora tienes mientras persigues lo que deseas.

Vivir una buena vida, una vida con estilo, significa también vivir una vida equilibrada. Uno de los más importantes factores de una vida equilibrada es tener a alguien a quien amar y que nos ame. Lo más valioso de este mundo es tener a alguien a quien cuidar, alguien a quien amar, alguien de quien preocuparse. Una persona cuidando y preocupándose de otra, representa la vida en toda su plenitud. Protejamos el amor con toda nuestra alma. Si nuestro puesto, cargo, o trabajo, suponen un obstáculo para el amor, es recomendable abandonar el trabajo. No debemos consentir las cosas que obstaculicen nuestro amor. La buena vida, no es una cuestión de cantidad; es una cuestión de actitud.

Siete Estrategias para Alcanzar el Éxito (Parte 1)

Siete Estrategias para Alcanzar el Éxito (Parte 2)

Categoría: Desarrollo Personal | Tags: . Deja un comentario


Deja un comentario