¿Qué son los Derivados Financieros?

Debido a su gran versatilidad, los derivados financieros no han dejado de crecer en los últimos años. Son los instrumentos más utilizados para realizar operaciones especulativas y además, pueden utilizarse para propósitos de cobertura. Sin dudas, podemos decir que los derivados financieros llegaron para quedarse. A continuación veremos de qué se tratan y los distintos tipos que existen.

Un Derivado Financiero, ó simplemente Derivado, es un instrumento cuyo valor depende de las variaciones de precio y expectativas de otro activo, el cual se denomina activo subyacente. Los activos subyacentes más comunes incluyen acciones, bonos, índices, commodities y divisas.

Los derivados quedan definidos a través de contratos. Por lo tanto, cuando estamos transando un derivado, en realidad, lo que transamos es un contrato pre-acordado cuyo valor depende de un activo subyacente.

Entre algunos de los derivados más comunes podemos mencionar a las Opciones, los Contratos de Futuros, los Contratos Forward y los Swaps. La diferencia entre ellos radica en los derechos y obligaciones asumidas, el mercado donde se transan los contratos (mercados regulados o no regulados) y la naturaleza del activo subyacente. Por ejemplo, las opciones frecuentemente se usan sobre acciones, índices y ETFs, los contratos de futuros y forward se utilizan sobre commodities y los swaps para intercambiar flujos de dinero.

Todos estos activos se utilizan para dos propósitos, la cobertura y la especulación. En el primero de ellos, el inversor tiene como objetivo reducir el riesgo de una operación mientras que en el segundo, el inversor sólo busca generar ganancias transando los contratos.

Por ejemplo, los derivados de commodities pueden ser utilizados por los agricultores y productores para protegerse frente a una suba o caída de precios. De este modo logran asegurar un precio de venta o de compra en sus operaciones (para más detalle ver la nota Usando los Contratos de Futuros como Cobertura). A su vez, las opciones pueden utilizarse para proteger ganancias y limitar pérdidas cuando se invierte en acciones. En todos estos casos, los derivados actúan a modo de seguro.

En cambio, cuando los derivados son utilizados como instrumentos especulativos, el objetivo es generar ganancias aprovechando su gran apalancamiento y volatilidad. Al día de hoy, la gran mayoría de los derivados se utilizan con este propósito.

Categoría: Inversión en Bolsa | Tags: , . Deja un comentario


Deja un comentario