El Concepto de Tasa de Interés

Cuando prestamos una cantidad de dinero, obtenemos una remuneración por el hecho de no contar con el capital durante un tiempo determinado. Esa remuneración se recibe en forma diferida y recibe el nombre de importe de interés. El mismo se determina en función del capital prestado y el tiempo transcurrido hasta la devolución del dinero.

El importe de interés expresado como un porcentaje del capital prestado, es lo que se denomina tasa de interés. Dicho porcentaje, se conoce en el mercado financiero como costo del dinero. De esta forma, si prestamos $2,000 durante un mes a una tasa de interés del 5%, nuestro importe de interés será de 2,000 x 0.05 = $100. De esta forma, cumplido el mes, recibiremos los $2,000 prestados más una remuneración de $100.

En el caso que el préstamo se realice por más de un período de tiempo, el importe de interés en cada período se puede calcular de dos formas distintas, como interés simple o como interés compuesto.

Interés Simple: Los intereses que se generan en un período determinado no incrementan el capital del siguiente período. En otras palabras, el importe de interés es constante en cada período.

MF = C + IIT

IIT = C x i x N

Donde: MF = Monto Final, C = Capital, IIT = Importe de Interés Total, i = Tasa de Interés del Período y N = Número de Períodos.

Por ejemplo, si prestamos $2,000 a una tasa del 5% durante nueve períodos de tiempo, el importe de interés total será 2,000 x 0.05 x 9 = $900. De esta forma, terminaremos recibiendo $2,900.

Interés Compuesto: En este caso, el interés generado en un período determinado se incorpora al capital del siguiente período.

MF = C x (1 + i)N

Por ejemplo, si prestamos $2,000 a una tasa del 5% durante nueve períodos de tiempo, terminaremos recibiendo 2,000 x (1 + 0.05)9 = $3,102.

Las tasas de interés se pueden informar de diversas formas, por ejemplo, mediante tasas nominales y tasas efectivas. Las tasas nominales son aquellas que se expresan para un período de tiempo durante el cual se producirá más de una capitalización (por ejemplo, una tasa nominal anual con capitalización mensual). En cambio, las tasas efectivas son las que se aplican verdaderamente sobre el capital en un período determinado (son las utilizadas en los cálculos).

Para convertir una tasa nominal en efectiva, debemos dividir el valor de la tasa nominal por la cantidad de capitalizaciones que se realizan en el período de tiempo. De esta forma, obtendremos la tasa efectiva correspondiente a cada período de capitalización. Habitualmente los bancos informan la tasa nominal anual (TNA) y cada cuánto capitaliza. Supongamos entonces que tenemos una TNA del 18% con capitalización mensual (en un año se producirán 12 capitalizaciones). En este caso, la tasa efectiva mensual (TEM) será igual a 18% / 12 = 1.5%. Este porcentaje es el que deberemos considerar en nuestros cálculos.

A su vez, las tasas de interés pueden ser fijas o variables. Las tasas fijas son aquellas que se establecen de antemano y no cambian durante la duración del préstamo. En cambio, las tasas variables se ajustan durante el plazo del préstamo de acuerdo a distintos índices o tasas de interés de referencia.

Por último, también tenemos lo que se conoce como tasa de interés real, la cual descuenta el efecto de la inflación. Por ejemplo, si la tasa nominal de interés es del 10% y la inflación es del 3%, entonces la tasa de interés real será del 7%.

Categoría: Inversión en Bolsa | Tags: , , , . Deja un comentario


Deja un comentario