Definiendo un Plan de Inversión Bursátil

Un plan de inversiones es fundamental para administrar nuestros ahorros de la mejor manera posible. Si contamos con $5,000 o $10,000 ya podemos comenzar a diagramar un plan de inversiones más o menos complejo. A continuación, veremos con un ejemplo como podemos definirlo.

Consideremos que somos un inversor de poco más de treinta años y que nuestro objetivo es vivir de las inversiones bursátiles a partir de los cincuenta. A su vez, contamos con un ahorro inicial de entre $5,000 y $15,000. En ese caso, podemos plantear tres etapas bien diferenciadas en función del riesgo asumido.

Etapa 1: Cartera Agresiva

En esta etapa lo que buscamos es generar los mayores rendimientos posibles (rentabilidad mínima del 50% anual). Por lo tanto, el riesgo asumido es muy grande. A partir de nuestros ahorros iniciales, el objetivo es llegar a los $50,000 o $75,000. Para ello, armamos una cartera muy agresiva y nos focalizamos en generar ganancias de capital con opciones, acciones y penny stocks. Dado que asumimos un gran riesgo, la diversificación es mínima.

Nuestro comportamiento en esta etapa es totalmente activo. Buscamos predecir el ciclo de la economía y del mercado utilizando todas las herramientas y técnicas disponibles. Para ello, utilizamos el análisis económico, el análisis fundamental y el análisis técnico. El primero de ellos se ocupa principalmente de analizar las variables macroeconómicas. Por su parte, con el análisis fundamental buscamos las mejores compañías desde el punto de vista financiero. Y con el análisis técnico, en base a los precios históricos de la acción, buscamos predecir su movimiento futuro.

Etapa 2: Cartera Moderada

Una vez que llegamos a los $75,000, comenzamos a diversificar la cartera con instrumentos de renta fija, como puede verse en la tabla inferior. En esta etapa buscamos un balance entre las ganancias de capital y las ganancias de renta. Las primeras las obtenemos mediante acciones de países industrializados (acciones seguras) y acciones de países emergentes (acciones riesgosas). Por su parte, las ganancias de renta las obtenemos mediante bonos y dividendos.

Aquí, nuestro objetivo es llegar a los $250,000. Si queremos tener un perfil menos activo que en la etapa anterior, podemos realizar muchas de las inversiones usando ETFs.

Etapa 3: Cartera Conservadora

Por último, luego de los $250,000, seguimos diversificando la cartera con instrumentos de renta fija (tabla inferior). En esta etapa nos focalizamos en generar ganancias de renta con bonos (públicos y corporativos) y acciones preferidas. Claramente, en esta etapa podemos adquirir un perfil más pasivo. Por lo tanto, al igual que en la anterior, podemos realizar muchas de las inversiones mediante ETFs.

Para finalizar, vale mencionar que en la planificación financiera, el horizonte temporal es fundamental. Es decir, nuestro objetivo final debe ser posible de alcanzar en el período de tiempo propuesto. A su vez, también se debe tener en cuenta la liquidez (es decir, debemos considerar las salidas temporales de capital).

Categoría: Inversión en Bolsa | Tags: , , , , . Deja un comentario


Deja un comentario